Catecismo

TEMA 16º

LA CELEBRACIÓN SACRAMENTAL DEL MISTERIO DE LA IGLESIA.

CELEBRAR LA LITURGIA DE LA IGLESIA

(N. 1136-1186. Resúmenes 1187-1199)

La Catequesis de la liturgia implica la inteligencia de la economía sacramental y la novedad de su celebración. Lo común a la celebración de los Siete Sacramentos se puede dividir en:

l. ¿Quién celebra?

2. ¿Cómo celebrar?

3. ¿Cuándo celebrar?

4. ¿Dónde celebrar?

¿ Quién celebra?

"La liturgia es «acción» del «Cristo total» (Christus totus). Los que desde ahora la celebran participan ya, más allá de los signos, de la liturgia del cielo, donde la celebración es enteramente comunión y fiesta".

a) Los celebrantes de la liturgia celestial: San Juan en el libro del Apocalipsis nos da una visión litúrgica del cielo: Uno en el trono: el Señor Dios, el Cordero, «inmolado y de pie» (Ap 5, 6): "Cristo crucificado y resucitado, el único Sumo Sacerdote del Santuario verdadero". "Y por último, revela «el río de agua de vida (...) que brota del trono de Dios y del Cordero» (Ap 22, 1) uno de los más bellos símbolos del Espíritu Santo" .

"«Recapitulados» en Cristo participan en el servicio de la alabanza de Dios y en la realización de su designio: Las Potencias celestiales, toda la creación (los cuatro vivientes), los servidores de la Antigua y la Nueva Alianza (los veinticuatro ancianos), el nuevo Pueblo de Dios (los ciento cuarenta y cuatro mil), en particular los mártires «degollados a causa de la Palabra de Dios» (Ap 6, 9-11) y la Santísima Madre de Dios (la Mujer,

.la Esposa del Cordero), y finalmente una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas (Ap 7, 9)".

"En esta liturgia eterna el Espíritu y la Iglesia nos hacen participar cuando celebramos el Misterio de la salvación en los sacramentos".

b) Los celebrantes de la liturgia sacramental: "Es toda la comunidad, el Cuerpo de Cristo unido a su Cabeza quien celebra. Las acciones litúrgicas no son acciones privadas, sino celebraciones de la Iglesia".

La asamblea de los bautizados celebra la liturgia de los sacramentos. "La Madre Iglesia desea ardientemente que se lleve a todos los fieles a aquella participación plena, consciente y activa en las celebraciones litúrgicas que exige la naturaleza de la liturgia misma y a la cual tiene derecho y obligación, en virtud del bautismo, el pueblo cristiano «linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido»" (Sacrosanctum Concilium n. 14).

El sacerdocio común de los fieles es el de Cristo, único sacerdote, participado por todos sus miembros.

"Pero «todos los miembros no tienen la misma función» (Rm 12, 4). Algunos son llamados por Dios en y por la Iglesia a un servicio especial de la comunidad. Estos servidores son escogidos y consagrados por el Sacramento del Orden, por el cual el Espíritu Santo los hace aptos para actuar como representantes de Cristo-Cabeza para el servicio de todos los miembros de la Iglesia. El ministro ordenado es como el «icono» de Cristo Sacerdote". Es principalmente en la Eucaristía donde se manifiesta claramente el ministerio del obispo; y en comunión con él, el de los presbíteros y diáconos.

"En orden a ejercer las funciones del sacerdocio común de los fieles existen también otros ministerios particulares, no consagrados por el Sacramento del Orden y cuyas funciones son determinadas por los obispos": acólitos, lectores, monitores, schola cantorum.

"Así, en la celebración de los sacramentos, toda la asamblea es «liturgo», cada cual según su función, pero en la «unidad del Espíritu» que actúa en todos. «En las celebraciones litúrgicas, cada cual, ministro o fiel, al desempeñar su oficio, hará todo y sólo aquello que le corresponde según la naturaleza de la acción y las normas litúrgicas» (S C n. 28)".

¿Cómo celebrar?

a) Signos y símbolos: La celebración sacramental está tejida de signos y símbolos que tienen su significación en la creación, en la cultura humana, en los acontecimientos de la Antigua Alianza y plenamente en Cristo.

1. Signos del mundo de los hombres. El hombre necesita de signos y símbolos para comunicarse con los demás mediante el lenguaje, gestos y acciones. "Lo mismo sucede en su relación con Dios".

2. La inteligencia humana ante la creación visible ve la huella de Dios: el viento, el agua, la luz, el fuego, el árbol y los frutos simbolizan la grandeza de Dios y su proximidad.

3. Signos de la Alianza: Son los símbolos de las grandes acciones de Dios en favor de su pueblo, entre otros: "la circuncisión, la unción y la consagración de reyes y sacerdotes, la imposición de manos, los sacrificios y, sobre todo, la Pascua. La Iglesia ve en estos signos una prefiguración de los sacramentos de la Nueva Alianza".

4. Signos asumidos por Cristo: El Señor en su predicación y milagros usa constantemente de signos materiales y gestos simbólicos. Dio un nuevo sentido a los signos de la Antigua Alianza sobre todo al Éxodo y a la Pascua.

5. Signos sacramentales: "Desde Pentecostés, el Espíritu Santo realiza la santificación a través de los signos sacramentales de su Iglesia". Los signos sacramentales "significan y realizan la salvación obrada por Cristo, y prefiguran y anticipan la gloria del cielo".

b) Palabras y acciones: Toda celebración sacramental es un encuentro con Dios Padre, en Cristo Y en el Espíritu Santo, que se expresa por medio de acciones y palabras.

"Las acciones litúrgicas significan lo que expresa la Palabra de Dios: a la vez la iniciativa gratuita de Dios y la respuesta de fe de su pueblo".

La liturgia de la Palabra es parte integrante de las celebraciones sacramentales.

Las acciones y las palabras realizan lo que significan, mediante ellas el Espíritu Santo hace presente y comunica la obra del Padre realizada por el Hijo amado.

c) Canto y música: "El que canta ora dos veces".

"La tradición musical de la Iglesia universal constituye un tesoro de valor inestimable que sobresale entre las demás expresiones artísticas, principalmente porque el canto sagrado, unido a las palabras, constituye una parte necesaria o integral de la liturgia solemne".

Deben resonar las voces de los fieles.

"La armonía de los signos (canto, música, palabras y acciones) es tanto más expresiva y fecunda cuanto más se expresa en la riqueza cultural propia del pueblo de Dios que celebra".

"Los textos destinados al canto sagrado deben estar de acuerdo con la doctrina católica; más aún, deben tomarse principalmente de la Sagrada Escritura y de las fuentes litúrgicas".

d) Imágenes sagradas: "La imagen sagrada, el icono litúrgico, representa principalmente a Cristo. No puede representar a Dios invisible e incomprensible: la Encarnación del Hijo de Dios inauguró una nueva «economía» de las imágenes". Palabra e imagen se esclarecen mutuamente para transmitir el mensaje evangélico.

Las imágenes de la Santísima Virgen María y de los Santos hacen referencia a Cristo que es glorificado en ellos. E incluso los ángeles, recapitulados también en Cristo.

Imágenes, canto y palabra se aúnan para grabar en el corazón y en la memoria del creyente las maravillas de Dios.

¿Cuándo celebrar?

a) El tiempo litúrgico: La Iglesia celebra la obra de la salvación a lo largo del año" con un sagrado recuerdo en días determinados". Cada semana el "día del Señor" conmemora la resurrección, "que una vez al año celebra también, junto con su santa pasión, en la máxima solemnidad de la Pascua. Además, en el ciclo del año desarrolla todo el Misterio de Cristo".

b) El día del Señor: Desde los tiempos apostólicos la Iglesia celebra cada ocho días el misterio pascual en el "día del Señor", primer día de la semana y día de la Resurrección de Cristo.

"El domingo es el día por excelencia de la asamblea litúrgica, en que los fieles deben reunirse para, escuchando la Palabra de Dios y participando en la Eucaristía, recordar la pasión, la resurrección y la gloria del Señor Jesús y dar gracias a Dios, que los hizo renacer a la esperanza viva por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos".

c) El año litúrgico: El Triduo Pascual es el centro del año litúrgico.

En el Concilio de Nicea (año 325) todas las Iglesias se pusieron de acuerdo para celebrar la Pascua el mismo día (14 del mes de Nisán): el domingo que sigue al plenilunio después del equinoccio de primavera.

"Por causa de los diversos métodos utilizados para calcular el 14 del mes de Nisán, en las Iglesias de occidente y de Oriente no siempre coincide la fecha de la Pascua".

d) El santoral en el año litúrgico: Durante el año litúrgico la Iglesia venera con especial amor a la bienaventurada Madre de Dios, la Virgen María, el fruto más excelente de la redención. También hace memoria de los mártires y los santos en quienes se cumple el misterio pascual, son ejemplo para nosotros e intercesores ante Dios.

e) La liturgia de las Horas: "La liturgia de las Horas está llamada a ser la oración de todo el Pueblo de Dios".

La liturgia de las Horas es como una prolongación de la celebración eucarística y acoge de manera complementaria las diversas devociones del Pueblo de Dios, particularmente la adoración y el culto del Santísimo Sacramento.

¿Dónde celebrar?

"El Culto «en espíritu y en verdad» (In 4, 24) de la Nueva Alianza no está ligado a un lugar exclusivo". Lo importante no es el lugar sino los fieles que se reúnen como piedras vivas para "la edificación de un edificio espiritual" (1 P 2, 4-5).

"Cuando el ejercicio de la libertad religiosa no es impedido, los cristianos construyen edificios destinados al culto divino. Estas iglesias visibles no son simples lugares de reunión, sino que significan y manifiestan a la Iglesia que vive en ese lugar, morada de Dios con los hombres reconciliados y unidos a Cristo".

En la casa de oración está presente Cristo que se ofrece en el altar del sacrificio. "Esta casa de oración debe ser hermosa y apropiada para la oración y para las celebraciones sagradas".

1. El altar de la Nueva Alianza es la Cruz del Señor. Sobre el altar se hace presente el sacrificio de la cruz, es la mesa del Señor. En algunas liturgias orientales el altar es símbolo del sepulcro.

2. "El tabernáculo debe estar situado dentro de las iglesias en un lugar de los más dignos con el mayor honor".

3. El Santo Crisma (Myron): Debe ser venerado y conservado en un lugar seguro del santuario. Se puede colocar junto a él el óleo de los catecúmenos y el de los enfermos.

4. La sede del obispo (cátedra) o del sacerdote debe significar su oficio de presidente de la asamblea y director de la oración.

5. El ambón: Es un sitio reservado para el anuncio digno de la Palabra de Dios.

6. El templo debe tener un lugar apropiado para la celebración del Bautismo (Baptisterio) y favorecer el recuerdo de las promesas del Bautismo (agua bendita).

7. También en el templo debe haber un lugar reservado y apropiado para la penitencia.

8. El templo debe estar abierto a todos y facilitar la oración silenciosa e invitar al recogimiento. La Iglesia visible simboliza la casa paterna hacia la cual caminamos y donde el Padre "enjugará toda lágrima de sus ojos" (Ap 21, 4).

RESUMEN:

1. Cristo, Sumo Sacerdote, celebra la liturgia celestial incesantemente con la Virgen María, los ángeles, los Santos y toda la muchedumbre de seres humanos que han entrado ya en el Reino.

2. En la celebración litúrgica, toda la asamblea es «liturgo» cada cual según su función. Los fieles ordenados representan a Cristo como Cabeza del Cuerpo.

3. Los signos y símbolos de la celebración litúrgica se refieren a la Creación (luz, agua, fuego), a la vida humana (lavar, ungir, partir el pan) y a la historia de la salvación (ritos de la Pascua). Por el poder del Espíritu Santo se hacen portadores de la acción salvífica y santificadora de Cristo.

4. La liturgia de la Palabra es parte integrante de la celebración.

5. El canto y la música deben expresar la belleza de la oración, la participación unánime de la asamblea y el carácter sagrado de la celebración.

6. A través de las imágenes adoramos siempre a Cristo.

7. El domingo, "día del Señor", es el día principal de la celebración de la Eucaristía porque es el día de la Resurrección. Es día de descanso y fundamento y núcleo de todo el año litúrgico.

8. "La Iglesia en el círculo del año desarrolla todo el Misterio de Cristo, desde la Encarnación y la Navidad hasta la Ascensión, Pentecostés y la expectativa de la dichosa esperanza y venida del Señor.

9. Recordando a la Santísima Virgen María y a los Santos la Iglesia de la tierra manifiesta que está unida a la liturgia del cielo.

10. Los fieles que celebran la liturgia de las Horas se unen a Cristo en la glorificación al Padre y en su intercesión por el mundo.

11. Cristo es el verdadero Templo de Dios. Los cristianos son templos del Espíritu Santo y piedras vivas con las que se construye la Iglesia.

12. En su condición terrena, la Iglesia tiene necesidad de lugares donde la comunidad pueda reunirse. Estos lugares son imagen de la Ciudad Santa hacia la cual peregrinamos.

13. Las iglesias visibles son lugares de recogimiento y oración, en ellas se escucha la Palabra de Dios y se ofrece el Sacrificio de Cristo.

Catecismo